Buscar:
Google
Agregar a Favoritos
Miercoles 21 de Noviembre de 2018   









Todavía quedan dictadores en algunas localidades
30/8/2012 San Isidro - Municipales

 
Un proyecto para cambiar el nombre de la calle (dictador) Pedro E. Aramburu está desde julio de 2011 en el Deliberativo de San Isidro y no se trata. El proyecto lo presentaron vecinos de la zona donde corre la arteria, que es paralela a Paraná, en Martinez, entre las avenidas Santa Fe y Fleming. Ellos piden que la calle vuelva a tener el nombre original -Ombú recuerdan los memoriosos- o el de algún prócer digno de ser recordado y no el de un personaje siempre ligado a la violencia, que en la década del ´50 llegó al poder mediante un golpe de estado y mandó a fusilar a ciudadanos, incluso colegas de armas, porque, suponía, eran opositores al régimen que le dio cabida. En el Concejo Deliberante confirmaron que el proyecto está parado. Los vecinos también le enviaron una carta al Intendente de San Isidro, Gustavo Posse.

“Que San Isidro tenga calles recordando a Lonardi y Aramburu, que son parte de una historia oscura de nuestra Nación, responsables de asesinatos de ciudadanos, violadores del orden democrático y de las Instituciones republicanas, transgrediendo la voluntad popular, es inadmisible” señaló en abril de 2012 la concejal sanisidrense Florencia Longo.

Por entonces se votó por unanimidad una ordenanza que dispuso que a futuro ninguna calle local llevaría el nombre de dictadores o sus funcionarios, y se sostenía que al darle nombre a una calle, avenida paseo público, plaza o monumento, se pretende honrar la memoria de aquel que merece un recuerdo permanente de la sociedad como modelo a imitar”.

En julio de 2011 un grupo de vecinos presentó un proyecto ante el Deliberativo para que la calle (dictador) Pedro E. Aramburu cambie ese nombre por el original, Ombú, sin duda, más representativo. Poco antes los vecinos le hicieron llegar su inquietud también al intendenteGustavo Posse, en una carta sobre la cual, según confirmaron, no obtuvieron respuesta.

Desde entonces Prensa Libre publicó cartas de lectores de estos vecinos y en abril de 2012 llegó la ordenanza que a futuro sostenía lisa y llanamente la prohibición de que las calles del distrito lleven nombres de funcionarios que se hayan desempeñado en dictaduras. En esta ordenanza no se trataba el proyecto de los vecinos.

En la actualidad “ese proyecto está parado” graficó una fuente legislativa. El pedido vecinal está en la Comisión de Interpretación, Legislación y Reglamento, presidida por el edil, Andrés Rolón, de Convergencia Federal (possismo). En charla con Prensa Libre el edil aseguró que no avanza porque “No hay consenso general de los vecinos” para hacer el cambio.

¿Hay sanisidrenses que simpatizan con dictadores? Tal vez no haya que inquietarse; según Rolón la razón es de orden práctico, los que prefieren dejar la calle con el vergonzante nombre quieren eludir tramites, supuestamente engorrosos, en bancos, servicios, clubes y en cuanta entidad ya tienen registrado su domicilio, para trocar el nombre de la calle.

Prensa Libre consultó en algunos bancos privados y públicos que operan en San Isidro (Banco Hipotecario, Bapro, Ciudad, Francés, entre otros) y en “Informes” indicaron que el cambio se puede hacer vía telefónica o Internet, y es de rutina. En el 112 de Telecom, asimismo, informaron que el cambio no requiere que el cliente informe; Telecom se ocupa de que la factura llegue.

Lo curioso también es que en el ámbito del Concejo Deliberante sanisidrense funciona una comisión que cumple la función de evaluar los antecedentes, recomendar y opinar sobre los nombres de las calles, que por ahora no se expidió sobre la conveniencia de cambiarle el nombre a la arteria (dictador) Pedro E. Aramburu.

En esta comisión participan instituciones locales y está conformada por los titulares, en ejercicio, de la Asociación Hijos y Amigos de San Isidro, del Rotary Club, del Museo y Archivo Histórico, de la Cámara de Comercio e Industria, de la Academia de Ciencias y Artes y de la Asociación de Guías de Turismo.

Rolón insistió: “el cambio no es sencillo”, y consideró que con la ordenanza votada en abril último, “la posición del Concejo queda bien clara sobre lo que pensamos de las dictaduras”. El edil se mostró preocupado, además, por el hecho de que el cambio en la calle de Martínez dispare pedidos de cambio sobre nombres polémicos de monumentos o plazas (Roca, por citar).

El edil Pablo Fontanet, del oficialista bloque Peronismo por San Isidro, también se mostró reticente al cambio de nomenclatura e informó que desde el cuerpo legislativo se evalúa consultar a los domiciliados en la arteria, no obstante, de la charla con Prensa Libre se desprende que para el edil -y en esto también hay coincidencias con Rolón- no se trata de un tema prioritario.

¿Quién fue Aramburu?

El militar Pedro Eugenio Aramburu nació en Córdoba, el 21 de mayo de 1903. Ya con el grado de general fue una de las cabezas del golpe militar autodenominado “Revolución Libertadora”, que derrocó al gobierno constitucional de Juan Domingo Perón el 16 de septiembre de 1955 y que designó como presidente de facto al general Eduardo Lonardi.

El 13 de noviembre de 1955 reemplaza a Lonardi con el objetivo de "desperonizar el país", por lo que se intervino a la CGT, se destruyeron todos los símbolos del peronismo que habían sido incorporados al aparato del Estado y se llegó a prohibir la sola mención del nombre de Perón, quien pasó a ser llamado en los medios como el "ex presidente", el "tirano prófugo" o bien "el dictador depuesto". El peronismo contestó con una serie de huelgas y sabotajes, iniciando lo que dio en llamarse la Resistencia Peronista.

En la noche del 9 de junio de 1956 comenzó una insurrección cívico-militar comandada por el general Juan José Valle. El movimiento fue rápidamente desbaratado y, por orden del gobierno militar, fueron fusilados Valle y otros 17 militares, así como más de 15 civiles, algunos de ellos detenidos antes de la sublevación y sin juicio previo, en lo que el escritor Rodolfo Walsh llamó más tarde la “Operación Masacre”.

En 1957 se convocaron elecciones para una Asamblea Constituyente, en un marco de proscripción del peronismo. Allí se anuló la anterior Constitución de 1949, volviendo a recuperarse el viejo texto de 1853, con el agregado de algunos derechos sociales que se incluyeron como artículo 14 bis.

Finalmente, Aramburu convocó a elecciones, realizadas el 23 de febrero de 1958, en las cuales no podía presentarse el Partido Peronista que continuaba proscripto. Allí gana el radical Arturo Frondizi, con el apoyo del peronismo. Aramburu fue ascendido a teniente general y se retiró del ejército para pasar a la actividad política.

El 1 de junio de 1970, con el peronismo todavía proscripto, es secuestrado y asesinado por la agrupación Montoneros.


Link Permanente:  http://www.prensalibre.com.ar/index.php?id=4821
 
Comentario de pipi, 08 diciembre, 2012
Q pedazo de idiotas que son. Grande Aramburu!!!!!!!!

Comentario de eleuterio, 05 noviembre, 2014
Pero es insólito: a los guerrilleros, que hayan matado cobardemente los redime el haber muerto en la clandestinidad o desaparecido; Aramburu, muerto vergonzosamente, hay que sacarle la calle.

Comentario de jorge, 15 julio, 2015
No lo hagan. Aramburu peleó contra la tirania peronista.
 
  
 
Agregar Comentario:
Nombre:
Email: (opcional)
Comentario:
Cdigo de Seguridad:
Cdigo de Seguridad
 
3° Edad | Acción Social | Ambiente | Arte  | Asociaciones | Barriales | Breves  | Cultura | Delta  | Deportes | Derechos humanos  | Discapacitados 
ediciones anteriores  | Educación | Empresas | Encuestas | Entrevistas  | Festejos  | Historia  | Homenajes  | Industria  | La costa | La Semana | Mujeres | Municipales | Música | Notas Breves  | Obras Públicas | Pcia. de Bs. As.  | Política | Pymes | Salud | Seguridad | Sociedad | Solidarios | Transito | Verano  
Gral. San Martín | Nacional | Provincial | Región Metropolitana Norte | San Fernando | San Isidro | Tigre | Vicente López